Se registraron momentos de tensión entre algunos choferes de taxi y un joven que manifestaba su "derecho" a hacer uso de los servicios de la firma que llegó a la Argentina y abrió la polémica. La Fiscalía de la Ciudad allanó oficinas en una investigación por "uso indebido del espacio público con fines lucrativos".
Mientras la Fiscalía de la Ciudad realizaba dos allanamientos a las oficinas de la empresa Uber en una investigación de oficio, por "usar indebidamente el espacio público con fines lucrativos", una conducta "sancionada por el artículo 83 del Código Contravencional de la Ciudad", se registraron momentos de tensión entre algunos taxistas y un joven que manifestaba su "derecho" a hacer uso de los servicios de la firma que llegó a la Argentina y abrió la polémica.
ubertension.flv
Según indicaron, los domicilios allanados corresponden a la sede de la firma Uber y de directivos locales de esa empresa, y el fin de los operativos fue el de "secuestrar toda la documentación relacionada con la firma Uber, que permita comprobar la prestación no autorizada del servicio e individualizar a sus autores".
Embed
La investigación la llevó adelante la Unidad de Investigaciones Complejas a cargo del Fiscal de Cámara de la Unidad Oeste, Martín Lapadú, y el Fiscal Roberto Néstor Maragliano, quienes iniciaron de oficio la investigación al ser advertidos del desarrollo de las actividades de Uber sin la debida autorización.
"El caso se inició de oficio para investigar si la empresa Uber se encuentra infringiendo las leyes que regula la actividad lucrativa de transporte de pasajeros en el espacio público y para penalizarlos en consecuencia", señaló Lapadú, y agregó que "conjuntamente se investiga a Uber por posible evasión impositiva".
Los fiscales entendieron que la empresa no cumple con la vasta legislación que regula la actividad lucrativa de transporte de pasajeros en el espacio público, cuyos requisitos hacen a la seguridad de los pasajeros, al uso del espacio público y a cuestiones tributarias, entre otras.