Lo afirmó Juan, uno de los chicos que estuvo en la Time Warp donde cinco chicos murieron, y que, según contó a Radio 10, hace dos años que asiste a fiestas electrónicas.

Desde hace dos años, Juan suele ir a fiestas de música electrónica. El viernes, fue con unos amigos hasta el predio de Costa Salguero para participar de una nueva edición de la "Time Warp", donde murieron cinco jóvenes y otros cuatro siguen hospitalizados tras consumir drogas de diseño.

Embed
"No nunca vi algo igual. Era una marea impresionante de gente", relató el joven, de 26 años, durante una entrevista con Radio 10. Juan también comentó que al ingresar a la fiesta no se hicieron "cacheos exhaustivos", a diferencia de como suele ocurrir en las fiestas a las que asiste.

Embed

"Siempre hay cacheos. En esta oportunidad, fue bastante rápido y no tan exhaustivo", dijo. Además, agregó: "Se me acercaron dos o tres personas a ofrecer (droga). Al toque que les decís que no se dan vuelta y le ofrecen a otro".

Embed
El joven también expresó que durante la fiesta era una "odisea" para poder comprar agua. "Eran muy chicos los stands, solo había dos por cada escenario", graficó.

Embed
Al referirse a las fiestas de música electrónica, Juan contó que nunca vio que los seguridad hayan sacado a alguna persona por vender droga. "No hay una regulación constante", evaluó.