Khairuledeen Makhzoomi es un refugiado iraquí que vive en Estados Unidos y estudia en la Universidad de Berkeley y se convirtió en noticia porque lo bajaron de un avión en Los Angeles por hablar árabe.
El chico decidió llamar a su tío, que está en Bagdad, para contarle que horas antes había estado con la máxima autoridad de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

"Estaba muy emocionado así que llamé a mi tío para contárselo", dijo el estudiante, según informa The New York Times y recoge ABC.

Una mujer escuchó al joven hablar por teléfono en árabe y le dijo a la tripulación que lo había escuchado hacer "comentarios potencialmente amenazantes".

Por ese motivo un empleado de la aerolínea le preguntó al chico por qué hablaba en árabe y si bien él se lo explicó, no le creyeron y no solo lo bajaron, sino también fue interrogado por el FBI.

"La dignidad humana es el valor más importante en el mundo, no el dinero. Si piden disculpas, quizá eso les enseñará a tratar a la gente con igualdad", dijo Khairuledeen Makhzoomi después de lo que le pasó.

Embed