La decisión se tomó ante la constante amputación del miembro viril de un monumento a Hércules en el sudoeste de Francia. "No le deseo a nadie, ni siquiera a mis peores detractores, lo que le ocurre a esta estatua", afirmó el intendente local.

Ante la vandálica y sistemática amputación de su pene de piedra, la estatua de Hércules del municipio de Arcachon, en el sudoeste de Francia, estrenará un miembro desmontable que se insertará en la efigie de 3,10 metros de altura en cada ceremonia pública.
"No le deseo a nadie, ni siquiera a mis peores detractores, lo que le ocurre a esta estatua. Es sistemático", comentó el alcalde de Arcachon, Yves Foulon, en declaraciones que cita el diario local Soud Ouest.
Un adjunto al primer edil señaló en una reciente reunión vecinal que "Hércules tiene una virilidad frágil..." y desveló que la alcaldía había optado por "una prótesis removible que se colocará en la estatua en cada ceremonia".
Embed
La representación del semidiós griego es una obra creada por Claude Bouscau e inaugurada el 22 de agosto de 1948 como símbolo de la Resistencia contra los nazis.
El hijo de Zeus, al que la leyenda mitológica le atribuye haber pasado una noche con las 51 hijas del rey Tespio, tomó allí el rostro de un opositor al fascista italiano Benito Mussolini.
Embed
Ya el propio escultor tuvo que rehacer dos veces el pene de al escultura porque desde sus inicios, recuerda el diario, aparecía mutilado; una tradición que parece no ha cesado, de ahí la necesidad de implantarle una prótesis.
"Es la mejor solución. Si no, habría que vigilar muy de cerca la anatomía de Hércules", resume Martine Phelippot, a quien la alcaldía le encargó la labor de preservar la estatua intacta contra el vandalismo.