Se trata de un inspector que lo habría visto en la terminal. El operativo de búsqueda del abogado sigue firme en Puerto Iguazú, aunque comienza a instalarse la idea de que no está en Misiones.
Los investigadores de la Policía y los funcionarios de la Secretaría de Apoyo para las Investigaciones Complejas del Poder Judicial, con la colaboración de las fuerzas federales, están abocados a profundizar la pista del colectivero que dijo haber llevado al letrado, cuya captura pidieron ayer en el marco de la causa por presunto lavado de dinero conocida como "la ruta del dinero K", a Foz de Iguazú.

El fiscal Martín Brítez añadió además que hay otra persona que trabaja en la terminal, un inspector, que afirma haber visto a Jorge Chueco (64), el jueves pasado a media mañana.

"El inspector dijo que vio a Chueco apurado y nervioso, y molesto por comprar el boleto en la terminal y no arriba del colectivo", precisó el funcionario.

Chueco caminando por Puerto Iguazú
Además en diálogo con el sitio misionesonline.net, agregó que todavía resta tomar declaración al personal de la UTE Cataratas. Esos empleados fueron los primeros en tomar contacto con Chueco, el miércoles pasado, cuando el letrado sufrió una descompensación, presumiblemente por el consumo de alcohol con rivotril.

Después de ese incidente en el área Cataratas, la hipótesis del suicidio se fue diluyendo y cobró fuerza la de un plan para salir del país.

"No solo está desaparecido, sino que ahora tiene orden de captura internacional. Se han pedido informes de la línea de teléfono de Chueco, aunque no tenemos acreditadas amenazas hacia él", detalló.