La mayoría de las sociedades off shore se crearon en Islas Vírgenes Británicas o Panamá, Bahamas o las Islas Seychelles durante los últimos cinco años. Así surge de los documentos del estudio Mossack Fonseca.

Unos 15 grandes empresarios argentinos tienen sociedades off shore en Panamá, según reveló un informe del estudio panameño Mossack Fonseca, que detectó y analizó La Nación en el marco de la investigación impulsada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

Según los documentos, los empresarios controlan, en total, más de 40 compañías en paraísos fiscales. En su gran mayoría, las sociedades fueron creadas en Islas Vírgenes Británicas o Panamá, Bahamas o las Islas Seychelles durante los últimos cinco años, en coincidencia con la imposición del "cepo cambiario".

Los empresarios argentinos detectados afirman que informaron sobre sus operaciones -o están aún a tiempo de informar- a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que podría cotejar sus dichos con sus declaraciones.

¿Quiénes son los empresarios vinculados a Panamá Papers?

Amalia Lacroze de Fortabat, por ejemplo, operó con Rosewall Enterprises en Panamá, Islas Vírgenes y Seychelles. Y aunque ella falleció en 2012, todas sus compañías permanecen activas.

Amalia-Lacroze-de-Fortabat.jpg
Héctor Magnetto, CEO del Grupo Clarín, aparece vinculado a una sociedad constituida en las Islas Vírgenes Británicas. Se llama East River Associates Corporation, que operó entre 2001 y 2012, cuando se disolvió. Pero en su caso, no figura como su dueño, sino con un poder de administración que abarca una cuenta bancaria abierta en el banco UBS de Ginebra, Suiza.

Héctor-Magnetto.jpg
Gregorio y Jorge Perez Companc figuran como dueños de las firmas panameñas Pima Investments e Impex Holdings, respectivamente. Ambas están directamente atadas al Banco Itaú.

La familia Blaquier, por ejemplo, está vinculada a cuatro offshore: dos en las Bahamas (Financiere Translemanique y Derby Services, también con lazos con el UBS suizo), una en Panamá (Cabonor International Corp., en la que aparece Alejandro Blaquier) y la restante en Islas Vírgenes (Dunmoore Trading, donde se enumera a Carlos Herminio, Agustina, María, Carlos Alberto y Milagro Blaquier, y María Marta Taquini como beneficiarios finales).

Eduardo Eurnekian decidió operar con la Corporación América Sudamericana entre 1996 y 2003 en Panamá. Lo hizo como parte de un consorcio internacional dedicado a administrar aeropuertos. En los registros de Panamá Papers aparece como vicepresidente Marcelo Korzin, a quien luego se enfrentó tras acusarlo de querer quitarle el control de la compañía, conflicto que terminó ante la Justicia.

Eduardo-Eurnekian.jpg
Los hermanos Pagani, dueños de Arcor SA, también comparten sociedades offshore. Luis Alejandro aparece como "beneficiario final" de Quinam Investments y Roquel Properties, ambas todavía en actividad. Mario y Lilia Pagani figuran como accionistas de Lafico Group Limited.

Alfredo Coto, dueño de la cadena de supermercados, controla Leopold Company desde 2012, a través del estudio uruguayo de Juan Pedro Damiani, uno de los preferidos de los argentinos, firma que permanece activa, sin cuentas bancarias asociadas.

Alfredo-Coto.jpg
María de las Mercedes Bulgheroni, única hija mujer del fundador de la compañía energética Bridas y hermana de Carlos y Alejandro Bulgheroni, figuraba como titular de la offshore First Financial Worldwild Limited, aunque con actividad sólo entre 2002 y 2003.

Alejandro Roemmers figura como dueño y accionista de Light 31 Portfolio, creada en las Islas Vírgenes, para comprar "real state" -propiedades- en Estados Unidos. Además, aparece la firma Roemmers Internacional (Panamá), aunque figura como "suspendida".

Alejandro-Roemmers.jpg
Daniel Carlos Garbarino, en cambio, aparece con una sola sociedad. Se llama Russelville Holding International, con sede en Panamá, activa desde 2012, sin una cuenta bancaria asociada. Pero con un rasgo poco habitual: las acciones de esa sociedad son al portador.

Claudio Belocopitt, presidente de Swiss Medical Group, es el empresario asociado a más sociedades: registró seis firmas en las Islas Vírgenes durante 2015, aunque ya había incursionado en la creación de una sociedad panameña allá por 2005, luego disuelta.

Según publica La Nación, en los documentos tambiénse reflejan operaciones comerciales de grandes empresas argentinas. Ése es el caso de, por ejemplo, Mastellone Hnos., que aparece vinculada a Across Enterprises Ltd.

Embed
Los empresarios argentinos son, en otras ocasiones, apellidos ilustres en el mundo offshore. Antonio Tabanelli, fundador de Boldt SA, dedicada a la explotación de juegos de azar, figura en una lista de "clientes VIP" de Mossack Fonseca. Es accionista de tres sociedades: Equipos Sud Americana SA (Panamá), Wastegate International GMBH (Bahamas) y Automación Gráfica (Bahamas). Su hija Rosana Tabanelli aparece, además, como directora de la firma ICM SA de Panamá. Tabanelli se negó a dar detalles de sus movimientos offshore y adujo motivos económicos y la necesidad de tener operaciones comerciales en el exterior.

Francisco de Narváez, dueño de El Cronista y accionista minoritario de América TV, está vinculado a cuatro sociedades offshore: Willowbrook Trading Inc., Power Horse Properties Inc. y Titan Consulting Ltd. (con una cuenta en Suiza), todas en Islas Vírgenes Británicas; y La Esperanza Associated Corp., en Panamá. La mayoría se utilizaron para canalizar operaciones vinculadas a "Casa Tía".

Francisco-de-narvaez.jpg
Matías Garfunkel también eligió a Mossack Fonseca y las Islas Vírgenes Británicas. El socio de Sergio Szpolski figura como director y con un poder general otorgado en 2010 para actuar en nombre de Collette Finance Ltd.
Matías-Garfunkel.jpg