Una encuesta sugiere que el público británico quiere que las cosas sigan así, y un 70% cree que debería reinar el mayor tiempo posible. Este es el porcentaje más alto desde 1981.
La reina Isabel II celebrará el jueves su 90º cumpleaños con una reunión familiar, un pastel horneado por una estrella de televisión, y disfrutando de la misma popularidad que casi siempre. Isabel II ha reinado durante más de 63 años y no muestra signos de querer retirarse, aunque en los últimos años ha delegado parte de sus funciones en los miembros más jóvenes de la familia real.
Según una nueva encuesta, el público británico quiere que las cosas sigan así, y un 70% cree que debería reinar el mayor tiempo posible, el porcentaje más alto desde 1981.
Embed
El apoyo a la monarquía sigue siendo elevado, con un 76% de aceptación, según la encuesta de Ipsos-Mori para el Kings College de Londres.
"La reina es muy popular, agrada personalmente y la gente opina que hizo un trabajo excelente", dijo a la AFP Roger Mortimore, profesor en el Instituto de Historia Contemporánea británica de esta prestigiosa universidad.
Las celebraciones del jueves serán de bajo perfil y los principales eventos públicos, incluyendo un desfile militar y un almuerzo para 10.000 personas en el Mall, la larga avenida frente al palacio de Buckingham, tendrán que esperar a junio, cuando se festeja oficialmente el cumpleaños.
Aun así, la reina recibirá una torta elaborada por Nadiya Jamir Hussain, la muy popular ganadora de "The Great British Bake Off", un concurso televisivo de repostería.
"Estoy tan nerviosa que ni siquiera puedo mirar al horno", dijo Hussain, que presentará personalmente el pastel a la reina.

Embed
La reina, al frente de cuatro generaciones de la Casa de Windsor, presidirá una cena de cumpleaños familiar organizada por su heredero, el príncipe Carlos.
Carlos y su hijo Guillermo están asumiendo cada vez más funciones, aunque en 2015 la reina todavía asistió a 393 compromisos en 2015, incluyendo visitas de Estado a Malta y Alemania. Guillermo, quien con su esposa Catalina y sus dos hijos pequeños aportó una nueva energía a la familia real, rindió homenaje a la matriarca, a la que él y su hermano Enrique llaman "la jefa". "Soy increíblemente afortunado de tener a mi abuela en mi vida. A medida que se acerca a los 90, tiene una energía más extraordinaria", explicó Guillermo.