La iniciativa fue presentada por la legisladora María Rosa Muiños en 2014 y apunta a crear una herramienta ágil que permita realizar reclamos sobre irregularidades en tiempo real. A partir de una denuncia el gobierno de la Ciudad debería dar intervención inmediata a la autoridad competente.
Luego de la tragedia ocurrida en la madrugada del sábado pasado en la fiesta Time Warp, la vicepresidenta 2a de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, María Rosa Muiños, insistió este martes con la necesidad de tratar un proyecto de ley que presentó en 2014 y que apunta a facilitar la denuncia de irregularidades detectadas en locales bailables.

La iniciativa prevé la creación de una App que permita denunciar en tiempo real a través de un teléfono celular cualquier tipo de irregularidad detectada en un local bailable. "Con esta iniciativa, que ya habíamos presentado en 2014, de ninguna manera pretendemos minimizar la responsabilidad que tienen el Gobierno de la Ciudad y la Agencia Gubernamental de Control por la dudosa supervisión realizada tanto en la fiesta 'Time Warp', como en otros locales, como Beara o Cromañón, en los cuales se constataron numerosos y persistentes incumplimientos", aclaró Muiños.

Y explicó "buscamos que los jóvenes, y también los adultos, tengan acceso a un mecanismo ágil y en tiempo real para realizar reclamos o denuncias sobre irregularidades en locales bailables o en grandes eventos, como interrupción del suministro de agua, hacinamiento, irregularidades edilicias, de seguridad o de discriminación, entre otras".

En este sentido, el proyecto impulsa "una herramienta para que puedan hacer reclamos o denuncias de cualquier índole de modo inmediato, dentro del servicio de reclamos informáticos 'BA 147' del Gobierno de la Ciudad, mediante el envío de fotografías, llamados y/o mensajes de texto. Esto podrá alertar a las fuerzas de seguridad, sobre conductas delictivas que podrían darse en fiestas o festejos con escasa luz y ruido excesivo".

Según la iniciativa "luego de recibida una denuncia o reclamo a través de la aplicación, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires deberá dar intervención inmediata a la autoridad competente según corresponda, ya que la actividad de estos locales se encuentra regulada en numerosas disposiciones normativas como el Código de Faltas de la Ciudad, el Código Contravencional de la Ciudad y el Código de Habilitaciones y Verificaciones".

Muiños alertó además que "a pesar de que estos Códigos contemplan sanciones a la irrupción del suministro de agua fría potable, al ingreso de una cantidad de personas superior a la capacidad autorizada, a servicios de vigilancia que agreden a los concurrentes y a la venta de bebidas alcohólicas a menores de dieciocho años, las mismas no se aplican y los locales continúan funcionando sin ningún tipo de control".