Apple contrató a Chris Porritt, un exvicepresidente de Tesla encargado de la ingeniería de vehículos y antiguo ingeniero jefe de Aston Martin, para realizar "proyectos especiales", reveló la página web Electrek, especializada en información sobre transporte eléctrico.
En los últimos años numerosas informaciones han vinculado a Apple con un plan, conocido como Proyecto Titán, para desarrollar un automóvil eléctrico, similar al Model S de Tesla, aunque la empresa conocida por el iPhone y el iPad nunca ha confirmado su interés en entrar en el sector automotriz.

Electrek también señaló que la llegada de Porritt a Apple coincidiría con la supuesta salida de la compañía a principios de año de Steve Zadesky, el ejecutivo que podría estar a cargo del Proyecto Titán.

Aunque Apple nunca confirmó el Proyecto Titán o su interés en desarrollar un vehículo, numerosas informaciones aparecidas en los últimos años señalan que la compañía reclutó a decenas de ingenieros y especialistas en automóviles, sistemas eléctricos y baterías.

A finales del año pasado, Elon Musk, el multimillonario fundador de Tesla, declaró al periódico alemán Handelsblatt que Apple "fichó a la gente" a la que ellos despidieron, en referencia a las informaciones sobre las contrataciones del gigante tecnológico. "Si no sirves para Tesla, te vas a trabajar a Apple", añadió Musk.

Embed

El año pasado, Apple también contrató supuestamente a otro destacado ingeniero de Tesla, Jamie Carlson, que trabajaba en el desarrollo del sistema de autopiloto del fabricante de vehículos eléctricos.

En Tesla, Porritt habría trabajado en el desarrollo del Model S y Model X, el SUV del fabricante de vehículos eléctricos de lujo, así como en el proyecto del Model 3 recientemente revelado por Musk.

En el fabricante británico de automóviles de lujo Aston Martin, Porritt firmó modelos como DB9, V12 Zagato y One-77.

Precisamente, cuando se contrató a Porritt en 2013, Musk señaló en un comunicado que "Tesla es una compañía esencialmente de tecnología, lo que significa que cualquiera liderando un equipo de ingenieros debe ser un ingeniero extraordinario, así como un buen líder".

"Chris (Porritt) demostró precisamente eso en su anterior cargo en Aston Martin, al crear el One-77, que fue sin duda su mejor vehículo en la historia", añadió Musk.

Curiosamente, el último modelo de Tesla, el Model 3, está siendo comparado al iPhone de Apple por la elevada expectación que ha causado y el interés de miles de consumidores por hacerse con el vehículo, que no empezará a ser producido hasta 2017.

Desde que Musk reveló el prototipo del Model 3 hace tres semanas, la compañía ha recibido cerca de 400.000 pedidos del vehículo, lo que supone ingresos de unos 400 millones de dólares en depósitos adelantados para su adquisición.