La mascota hizo sus necesidades en el patio y logró esconder su excremento a la perfección. Ni el dueño pudo encontrarlo.