Es el número de estudiantes secundarios de Buenos Aires que consumieron éxtasis por primera vez en 2015, y casi el 4 por ciento de los alumnos porteños de nivel medio lo han probado alguna vez, informó la Sedronar, que además observó que hay una "falta de conciencia de riesgo" asociada a esta droga sintética.
A nivel nacional, mientras tanto, "el 2,3 por ciento de los estudiantes secundarios ha consumido alguna vez éxtasis", según el informe de la Secretaría de Prevención de la Drogadicción y lucha contra el Narcotráfico, que añade que lo ocurrido en la fiesta de Costa Salguero "se condice con la falta de conciencia de riesgo asociada al consumo de dicha droga".

Embed
A través de un comunicado, el organismo explicó que las drogas sintéticas son principalmente aquellas derivadas de las anfetaminas, entre las que se encuentra el éxtasis, "que produce una sensación de extremo bienestar, ilusión de empatía y pérdida de alertas de necesidades básicas insatisfechas como sed, sueño y cansancio".

Embed
Estas sustancias comenzaron a verse en Argentina a mediados de la década del 90 "ligadas a prácticas de consumo en clubes nocturnos y fiestas de música electrónica".

Embed
Según una encuesta realizada en una fiesta electrónica masiva que tuvo lugar en Buenos Aires en 2014, el 71 por ciento de los entrevistados indicó que había consumido sustancias psicoactivas o pensaba consumirlas durante el evento, consignó el informe.

"Las sustancias consumidas o por consumir eran Alcohol (61%), Bebidas energizantes (43%), Marihuana (37%), Éxtasis (26%) y en menor medida, LSD/Alucinógenos y otras drogas (cocaína, Anfetaminas y Ketamina). El 53% de los entrevistados las había consumido, o pensaba consumirlas, en forma combinada", detalló el informe.

Embed
De los que habían consumido o pensaban consumir, el 77 por ciento dijo tener estrategias de autocuidado, entre las que figuraban tener autocontrol y conocer los propios límites, mantenerse hidratado y espaciar entre un consumo y otro; el resto no pudo precisar las estrategias que utilizaban para evitar descompensaciones.