El ex jugador brindó una entrevista en la que habló de cómo evitó hablar de su profesión en el seno familiar. "No se filtró nunca en mi casa".

A los 47 años, Gabriel Batistuta habla del fútbol en pasado y se concentra en un nuevo deporte que lo apasiona, el golf.

Sin embargo, las secuelas de su profesionalismo en las canchas siguen haciendo huella en el presente, y algo de eso sucedió con su hijo Shamel, de 12 años.

Seguí leyendo en RatingCero.com.