Diez barrabravas de Colón de Santa Fe quedaron detenidos como consecuencia de haber presionado a los futbolistas en el entrenamiento, llegando inclusive alguno de ellos a agredir al mediocampista Alan Ruiz, quien tras el lamentable hecho abandonó la ciudad de Santa Fe y difícilmente vuelva a jugar en el club.
En la tarde de este miércoles, cuando el plantel de Colón entrenaba en el predio del Sindicato Argentino de la Televisión ubicando en Arroyo Leyes, arribó una treintena de hinchas caracterizados, integrantes de la barra conocida como "Los de siempre", quienes esperaron hasta el final de la práctica en la zona de ingreso al predio para tomar contacto con los referentes del plantel.

Una vez culminado el ensayo futbolístico en el que Ricardo Johanssen plantó por primera vez el once tentativo que afrontará el clásico del próximo sábado en cancha de Unión, se acercaron a los hinchas el capitán Jorge Broun acompañado de Alan Ruiz y su hermano Federico, principales víctimas del malestar que manifestaban las personas que llegaron al entrenamiento.

Contrariamente a lo que suele decirse públicamente, el intercambio de palabras entre jugadores y barras no se dio en buenos términos y se llegó a escuchar insultos varios y hasta hubo una agresión física, cuando algunos de estos violentos empujaron a Alan Ruiz recriminándole falta de actitud y de compromiso con la institución santafesina.

Embed
Luego de varios minutos de tensión, y de reiteradas amenazas vinculadas al clásico del sábado, el "encuentro" finalizó con los hinchas retirándose en los mismos autos particulares en los que habían arribado al lugar.

De inmediato, el personal de seguridad de Colón dio aviso de lo sucedido a las autoridades policiales, quienes tomaron intervención en el asunto. En pocos minutos, y en el camino de regreso a Santa Fe, tres de los vehículos en los que se conducían estas personas fueron detenidos y secuestrados por la policía local, que además procedió inicialmente a demorar a un total de 10 personas para realizar averiguación de antecedentes.

Pero más tarde la situación de esos violentos se agravó debido a que por disposición de la justicia santafesina los diez barras que habían sido demorados por averiguación de antecedentes quedaron detenidos. Por lo pronto, los barras quedaron alojados en la sede de la Unidad Regional I de la ciudad de Santa Fe.

Como consecuencia de la agresión, Ruiz dejó la ciudad y se prevé que en las próximas horas se presente ante Futbolistas Argentinos Agremiados con la intención de no jugar nunca más en Colón.

Además, la hermana del jugador publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que asegura que le había advertido a su hermano por eso, aunque él le había dicho que "no pasaba nada".

Embed