El jefe de la fuerza de seguridad catamarqueña intentó bajarle el tono a la discusión en torno al reclutamiento de nenes en esa provincia. Aclaró que bajo ningún concepto usarán armas.
Julio César Gutiérrez, jefe de la Policía catamarqueña dialogó con la radio local Valle Viejo para dar explicaciones sobre algunos puntos del proyecto de la Policía Infantil, que tuvo trascendencia a nivel nacional e internacional. El jefe de la Policía manifestó que "para evitar controversias, se le cambiará el nombre original", lo que se anunciará mañana viernes.

"Desgraciadamente a través de los medios se ha distorsionado el espíritu de este proyecto, lo que hace que hoy en día tengamos que dar explicaciones de una cosa simple y sencilla. Pretendimos continuar con los trabajos sociales que desarrollamos en todo 2015, como el caso de campeonatos o el festejo del Día del Niño, que se hizo después de muchos años", comentó.

Gutiérrez explicó que ante el éxito de estas propuestas, surgió la idea del programa, que es la de "insertar a nuestros jóvenes a nuestra actividad policial y que nos vean como un ciudadano más". "Con base en todos los procedimientos u operativos que realizamos, parece que la policía causa escozor o siempre está sumida al rechazo por parte de la sociedad", expresó. "Si se lee en forma detenida el proyecto, están claramente establecidos los objetivos, que son elevar el espíritu cultural y apoyar la educación escolar y familiar", explicó.

Embed
Asimismo, manifestó que luego de la inesperada trascendencia mediática del tema, en una reunión con el ministro de Gobierno y la Gobernadora, "el proyecto va a girar con otro nombre", que sería dado a conocer el viernes, posiblemente.

"El título fue el que produjo cierto enojo de entidades a nivel nacional, pero nuestra intención no fue bajo ningún punto de vista crear este malestar. Tuvimos una buena intención, aunque a algunos no les haya gustado, no hay otro fin. La intención era querer ayudar. Quizás hemos cometido algunos errores en no consultar profundamente alguna legislación", admitió.

"La Gobernadora y el ministro han tenido oportunidad de leer el proyecto y le han dado el visto bueno. Simplemente cambiaremos el nombre", reafirmó y aclaró: "Nunca hablamos de reclutamiento o adiestramiento. Jamás se estableció que a los niños se les van a exhibir o utilizar armas".