Le regalaba perfumes, desodorantes y dinero al menor para que accediera a sus impulsos sexuales. En algunas ocasiones, participaba el concubino de la acusada, quien también fue condenado.
La Justicia de San Juan condenó a 10 años de prisión a una mujer de 63 años por abusar sexualmente de un nene de 11. El chico era el hijo de su inquilina.

Bajo engaños, la mujer entraba a su dormitorio al menor cada fin de semana y durante cinco meses. Allí, lo tocaba y se hacía tocar, e incluso hubo prácticas de sexo oral.

Luisa Felipa González le regalaba perfumes, desodorantes y dinero al nene para que accediera a sus impulsos sexuales.

Lo más grave fue que en varios de esos encuentros, participaba el concubino de la mujer, Jorge David Flores (51 años, alias 'Sansierra'), quien también llegó a manosear al niño. La pareja incluso tenía relaciones delante del menor, dijeron fuentes judiciales.

La pesadilla del chico ocurría cada fin de semana porque el menor iba a una escuela albergue a causa de la extrema pobreza de su madre, que justamente fue la que se percató de que algo no estaba bien.

Es que según contó a la Justicia, su hijo comenzó a orinarse en la cama, a pedir que no apague la luz por las noches y a no querer despegarse de ella. Cuando la mamá del niño supo lo que pasaba, realizó la denuncia.

Ayer, el fiscal José Eduardo Mallea pidió 13 años de pena para ella y 12 para Flores. Entendió que abusaron del niño, lo corrompieron y cometieron prácticas que podían considerarse violación.

El juez Maximiliano Blejman condenó a 10 años a la mujer (libre por vencimiento de su prisión preventiva) y a 8 años a Flores. Consideró que no corrompieron al niño, pero sí que cometieron un grave ultraje sexual, agravado por el número de personas y la situación de convivencia, precisaron las fuentes a Diario de Cuyo.