Jorge Chueco declaró este viernes ante el juez Casanello en el marco de la causa por lavado de dinero. "No cometí ningún delito", afirmó el hombre que fue detenido en Paraguay.

El abogado Jorge Chueco, vinculado a las empresas de Lázaro Báez, declaró este viernes ante el juez Sebastián Casanello en la causa de lavado de dinero y admitió que "intentó suicidarse".

"No cometí ningún delito. Intenté suicidarme, pero lamentablemente no lo logre", admitió el letrado considerado una pieza clave en la causa, por su trabajo en Austral Construcciones y en la compra de la financiera SGI a manos de Helvetic Service Group.

Con un fuerte operativo de seguridad, Chueco ingresó con casco y chaleco antibalas a los tribunales de Retiro, donde no pidió ser excarcelado.