El elenco de Sarandí, de local, jugó casi todo el partido con un hombre más pero no logró quebrar a los de Florencio Varela, que aguantaron el punto y terminaron festejando.
El partido fue deslucido, aburrido, especialmente en los segundos cuarenta y cinco minutos, cuando Defensa puso diez hombres en su campo y Arsenal se cansó de tirar centros, los cuales muy pocas veces exigieron a Santillo y los centrales.

De esta forma, el elenco de Rondina, perdió una muy buena ocasión para despegar, pero aún sigue en la pelea por llevarse la Zona 1.

Embed

Embed