El titular de la Fiscalía, Javier Caraballo, reconoció que se hallaron en el lugar varias bolsas de papeles triturados, los cuales planean reconstruir. Se trató del segundo allanamiento que se realiza un local de la firma.

La Fiscalía de Panamá allanó este viernes un local perteneciente a la firma de abogados Mossack Fonseca, epicentro del escándalo de los denominados papeles de Panamá, y se llevó distintas bolsas con papel triturado.

"Hemos encontrado gran cantidad de documentación que presuntamente pertenece a la firma", afirmó el titular de la recién creada Fiscalía Segunda Especializada contra la Delincuencia Organizada, Javier Caraballo, a pocos minutos de salir del edificio allanado.

Según Caraballo, las autoridades panameñas van a "armar" los papeles triturados para analizar el contenido de dichos documentos.

El local registrado está ubicado a las afueras de la capital panameña, en un barrio conocido como Parque Lefevre, a menos de 15 kilómetros de la sede principal del bufete, y se trataría de uno de los almacenes de la compañía, según la prensa local.

Es el segundo allanamiento que realiza la Fiscalía a un local de la firma, dedicada desde los años 70 del pasado siglo a la gestión de patrimonios.

Embed
El primero, que duró cerca de 27 horas y concluyó sin pruebas contundentes, tuvo lugar el pasado 12 de abril en las oficinas principales del bufete.

Diversos sectores de la sociedad panameña criticaron la lentitud del Ministerio Público a la hora de ordenar el registro de la sede principal, ya que se realizó 10 días después que la fiscal general, Kenia Porcell, anunciara el inicio de la investigación.

"El allanamiento tenía que haberse hecho de inmediato. A estas alturas, ya se pueden haber escondido pruebas", afirmó entonces el sindicalista Genaro López.

mossack fonseca
El pasado 3 de abril un centenar de medios internacionales desvelaron que personalidades de todo el mundo contrataron los servicios de la firma panameña Mossack Fonseca para crear sociedades opacas en distintos paraísos fiscales y supuestamente evadir impuestos.

El escándalo afecta a más de 140 políticos y altos funcionarios de todo el mundo, entre ellos varios jefes o ex jefes de Estado, y a sus familiares.