El presidente Mauricio Macri se encuentra en la ciudad de Rafaela, Santa Fe, recorriendo las zonas más afectadas. Las inundaciones del Litoral las definió como una "catástrofe ambiental".
El presidente Mauricio Macri definió hoy desde la ciudad de Rafaela, en Santa Fe, como "catástrofe ambiental" la situación en las provincias inundadas y reiteró su "compromiso de trabajar juntos" con el Comité de Emergencia y con los gobiernos municipales y provinciales, al tiempo que adelantó que se estudiarán proyectos hídricos "inteligentes".

En conferencia de prensa desde el Aeroclub Rafaela, y luego de sobrevolar las zonas inundadas, Macri reafirmó que el Gobierno acompañará a los damnificados y llamó a trabajar "para dejar esta pesadilla atrás".

Embed

"Entendemos lo que están pasando, su dolor es mi dolor, no lo haremos de un día para el otro, pero vamos a trabajar para dejar esta pesadilla atrás", señaló el mandatario.

A su vez, se comprometió a "proponer ayuda al sector lechero" para "no perder tambos y puestos de trabajo".

Acompañado por el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, el intendente de la ciudad, José Manuel Corral y otros funcionarios nacionales y provinciales, Macri exhortó a "cuidar el medio ambiente" y a "trabajar en conjunto para hacer proyectos hídricos inteligentes de manera de impedir que "uno le tire el agua a otro".

Las persistentes lluvias en la provincia de Santa Fe afecta fuertemente a la actividad agropecuaria, los campos presentan pérdidas en pasturas o sembrados, además de paralizar el funcionamiento de los tambos, generar el traslado de hacienda, con pérdidas casi totales en la soja y los demás cereales.

En lo que respecta a los evacuados, las cifras siguen iguales, en la provincia mas de 1.800 personas en los refugios, y en particular, en esta capital provincial, hay evacuadas 211 familias, en total 774 personas.