El Papa apareció de improviso en la Plaza San Pedro para escuchar de manera personal y privada a los chicos de entre 13 y 16 años que peregrinaron esta semana a Roma.
Francisco sorprendió a los jóvenes peregrinos en Roma esta semana con su participación del "confesionario" más grande del mundo, que se realizó este sábado al aire libre en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Más de 60 mil jóvenes de entre 13 y 16 años se reunieron esta semana en Roma para el Jubileo de los chicos en el marco del Año Santo de la Misericordia, y tuvieron la oportunidad de confesarse nada menos que con el Papa, informó el sitio L'Osservatore Romano.

Francisco se sentó entre las columnas de la Palza de San Pedro desde las 11.30 hasta las 12.45 para recibir las confesiones de los jóvenes peregrinos a la par de otros sacerdotes, informó el sitio de Radio Vaticana.