El papa Francisco dijo este domingo a miles de adolescentes congregados en la Plaza de San Pedro que su felicidad no depende de tener "muchas cosas" ni es un "'app' que se descarga en el teléfono móvil".
"Ni siquiera la versión más reciente podrá ayudaros a ser libres y grandes en el amor", proclamó el pontífice en la homilía de la misa que ofició ante la basílica de San Pedro para decenas de miles de adolescentes de edades comprendidas entre los 13 y los 16 años.

"No confien en quien los distrae de la verdadera riqueza, que son ustedes, cuando les digan que la vida es bonita solo si se tienen muchas cosas", añadió Jorge Bergoglio.

"Desconfíen de quien los quiera hacer creer que son valiosos cuando se hacen pasar por fuertes, como los héroes de las películas, o cuando llevan vestidos a la última moda. Su felicidad no tiene precio y no se negocia", afirmó.

El papa utilizó la referencia a la atención que los adolescentes prestan a sus teléfonos móviles horas después de que, en la tarde del sábado, enviara un videomensaje a miles de ellos congregados en un evento musical en el estadio olímpico de Roma.

En ese espectáculo, organizado este fin de semana dentro de los actos para los adolescentes del Jubileo de la Misericordia que comenzó el pasado diciembre, el papa utilizó la comparación con los teléfonos móviles cuando dijo: "si en su vida no está Jesús es como si no tuvieran cobertura".