Federico Delgado afirmó que en la fiesta electrónica de Costa Salguero, en la que murieron cinco jóvenes, hay vínculos que apuntan a: "el concesionario del predio, los organizadores y la firma de bebidas". Además indicó que todavía siguen buscando los molinetes con el fin de determinar qué cantidad de público hubo en el lugar.
Si bien la causa está en secreto de sumario, el fiscal trazó un panorama general y comentó hacia dónde están enfocando la investigación.

"Tenemos que responder dos preguntas básicas: si la empresa que organizó la fiesta -Dell Producciones, del empresario Adrián Conci- alquiló el predio y contrató al proveedor de bebidas estaríamos hablando de un empresario que asumió el riesgo de la organización, pero distinto sería si se tratara de una sociedad"
, adelantó en declaraciones radiales este domingo.

El representante del Ministerio Público señaló que se trata de "una pregunta simple pero que cambia todo", ya que "a la hora de definir responsabilidades penales no es lo mismo ser quien alquila que ser socio, y hacia ese lado va la causa por ahora".

Delgado subrayó que en la fiesta del fin de semana pasado confluyeron tres factores: "Existió un triángulo formado por el concesionario del predio de Costa Salguero, la empresa que organizó el evento y la firma que abastecía de bebidas a la fiesta, Block".

"Todo eso está envuelto por el papel del Estado, cuyo rol tiene dos dimensiones. Una municipal, que tiene que ver con las habilitaciones y el hiato que separa siempre la realidad del aspecto formal, ya que la formalidad jurídica en general siempre revela que las habilitaciones se ajustan a lo que las normas dicen, pero cuando esas normas se ponen en movimiento hay que ver si la realidad las viola, las tuerce o las ignora", explicó.

Señaló que "además está el papel de los inspectores, que debían controlar la cantidad de gente que ingresaba", y precisó que "si bien no se sabe cuántos de ellos había esa noche en Costa Salguero, hay dos individualizados porque firmaron un acta compromisoria antes de la fiesta".

"En cuanto a la cantidad de gente que ingresó, aún se están buscando los molinetes que registraban los ingresos, porque la empresa de seguridad se los llevó, pero a través de unos mensajes de Whatsapp que encontramos en teléfonos secuestrados de la propia organización del evento nos enteramos que había unas 20.000 personas", finalizó.