Los especialistas creen que es insuficiente y además de cambios piden más controles para los conductores. En la Ciudad evalúan medidas.
En los últimos cinco años, 651 personas perdieron su registro de conductor por haber tenido más de 20 puntos de descuento en el sistema. La cifra, que da un promedio de casi 11 personas por mes está muy lejos de los parámetros internacionales.

Es por eso que especialistas en seguridad vial aseguran que el scoring es un buen sistema pero que se puede mejorar mucho más, y en el Gobierno porteño ya piensan cambios.

El scoring comenzó a regir en 2009, pero el primer año fue de prueba y a todos los infractores les devolvieron los puntos. Recién en 2010 empezaron a aplicarse las sanciones tal como habían sido votadas por la Legislatura porteña en la ley N° 2.641, aprobada en febrero de 2008.

Embed
A cada conductor con licencia tramitada ante el Gobierno porteño se la otorgan 20 puntos, que se van descontando a medida que se comete alguna de las 30 infracciones que los legisladores incluyeron en el sistema. Además de la quita de puntos, el conductor también debe abonar la multa económica. Para las faltas que no figuran en esa lista la única sanción es la económica.

Así se fueron configurando las estadísticas que hoy maneja la Subsecretaría de Justicia del Gobierno porteño. En los cinco años que lleva vigente el scoring hubo 184.940 personas a las que les quitaron puntos, pero sólo 681 quedaron inhabilitadas (por un promedio de 60 días). Esto tiene dos posibles lecturas: o las sanciones lograron que los automovilistas se cuidaran de cometer faltas a repetición, o bien el sistema fue muy laxo. La gran mayoría de las infracciones fueron por excesos de velocidad.

Embed
Las estadísticas sirven para hacer una evaluación del funcionamiento del sistema. Fabián Pons, presidente del Observatorio Vial Latinoamericano, aseguró, según publica en su edición de hoy el diario Clarín, que "el scoring no es útil en sí mismo si no hay volumen de control. En el caso de la Ciudad, es visiblemente insuficiente la cantidad de controles. Según las estadísticas, el exceso de velocidad, fiscalizado mayoritariamente con radares, se lleva el 84,28% de las multas. Esto demuestra que falta que se realicen más controles manuales, con agentes de tránsito, para otras infracciones. Por ejemplo, es increíble que en estos años sólo se hayan hecho 434 multas por no tener casco el conductor o acompañante de motos. Esa cantidad de multas se podrían hacer en un solo día con ocho agentes de tránsito en un solo turno de trabajo".

Embed
Otro especialista, Marcelo Aiello, gerente del Centro de Educación y Seguridad Vial (CESVI), agregó: "España tiene un sistema de scoring hace diez años y ya va por los 177.000 inhabilitados. Es evidente que acá las cifras son muy bajas. El sistema es bueno, pero se podrían mejorar algunas cosas. Y es clave que se empiece a aplicar en la provincia de Buenos Aires, para que haya equidad".

En la Secretaría de Tránsito y Transporte adelantaron que ya comenzaron los trámites para sumar 109 agentes de tránsito y que la idea es llegar a fin de año con 480 altas para sumar 1.500 efectivos. Hoy trabajan 1.050, de los cuales 900 están en las calles y el resto cumple otras tareas.