El muchacho, de 19 años, se vistió con el uniforme de la Policía y participó de las requisas en una de las puertas del Coloso. Su objetivo era ingresar sin entrada al estadio, pero quedó detenido.
Un joven de 19 años se disfrazó de policía y participó del operativo de seguridad del clásico entre Newells y Rosario Central que se disputó en el Coloso Marcelo Bielsa con el objetivo de entrar al estadio sin entrada..

El muchacho requisó a los espectadores del clásico rosarino hasta que un efectivo policial se dio cuenta que en realidad no pertenecía a la fuerza. Finalmente quedó detenido.

Según publica Rosario 3, el joven vestía el uniforme reglamentario –al menos en apariencia–, llevaba insignias de la Policía de Acción Táctica (PAT) y portaba una réplica de pistola calibre 9.