Al menos cuatro alumnas de una escuela de arte fueron intoxicadas con escopolamina a bordo de internos de la Línea 57 que unen a Luján con Moreno. El centro de estudiantes de la institucion difundió los casos para poner en alerta a la comunidad educativa.
Los casos causaron gran preocupación entre los alumnos de la institución educativa, que a través de su Centro de Estudiantes decidió hacer pública la situación para alertar a la comunidad sobre una práctica instrumentada con fines delictivos y hasta ahora inédita en Luján.

Según publica el diario lujanense El Civismo, uno de los casos tuvo lugar el pasado viernes 8 de abril en horas del mediodía, cuando dos estudiantes de Formación Básica (FoBa) abordaron en la Terminal de Ómnibus un colectivo de la Línea 57 con destino a Moreno. "Subimos y nos quedamos paradas adelante, cerca del chófer, con un chico que subió con nosotras. Comenzamos a hablar con ese chico, que decía que estudiaba en el mismo lugar que nosotras, y así seguimos charlando hasta llegar a General Rodríguez, donde el colectivo se vació un poco y logramos sentarnos, nosotras adelante y él en el fondo", contaron las víctimas.

Embed

Transcurridos unos minutos, una de las chicas comenzó a sentirse mal: "Nos pusimos alertas porque ella sufre de presión alta, pero a medida que llegábamos a Moreno me empecé a sentir mal yo también, con los mismos síntomas que ella", indicó una de las estudiantes. "Cuando llegamos a Moreno se bajaron casi todos los pasajeros y este chico también. Nosotras nos levantamos para bajar, pero mi amiga se desvaneció. Ahí por suerte el chofer nos hizo bajar a todos y nos llevó al Hospital Mariano y Luciano de la Vega", completó.

Una vez en el nosocomio, "los médicos y enfermeros atendieron primero a mi amiga y después a mí. Cuando la atendieron a ella, se dieron cuenta de que se estaba quedando sin fuerzas. Yo también me desvanecí. Empezaron a quitarme la ropa y a mojarme la cara y el pelo. En cuestión de minutos, ya me sentía bien".

Embed
"La persona que nos atendió nos dijo que ya habían llegado otras personas con los mismos síntomas que nosotras, con el cuadro de quedar adormecidas e inconscientes durante algunas horas por efecto de la escopolamina, mejor conocida como burundanga", agregó una de las afectadas, en tanto destacó que la sustancia "tardó en hacerme efecto, pero tuve algunos síntomas previos a desvanecerme: garganta seca, adormecimiento en el cuerpo y sofocamiento, mareos e irritación en los ojos".

A estos dos casos se sumarían otros dos que también tuvieron como protagonistas a chicas de la Escuela de Arte que se trasladaban a Moreno desde la Terminal de Ómnibus de Luján y que fueron confirmados por integrantes del Centro de Estudiantes de la institución. "No tenemos información muy precisa, pero por lo que sabemos las chicas terminaron de la misma manera y en el mismo hospital de Moreno", relataron.