La fuerte caída de ventas en los tres primeros meses del año llevó a la compañía a rearmar su menú para no perder clientes. Eligieron un clásico impensado. ¿Podrán lograrlo?
Chipotle es una de las cadenas de comida rápida más importante de Estados Unidos, con 1.500 locales en varios países del mundo, donde ofrece burritos, una clásica comida mexicana. Sin embargo, el 2016 no la trata de la mejor manera: las ventas cayeron un 29,7% en el primer trimestre, mientras que los ingresos cayeron un 23.4%, lo que equivale a una pérdida de 26.4 millones de dólares.

Por ese motivo, los ejecutivos de la compañía lanzaron una estrategia urgente para recuperar el camino perdido y, sobre todo, frenar la caída: introducirán al chorizo en su menú.

chipotle 2.jpg
El chorizo que utilizarán es parecido al que comemos los argentinos, pero tiene un ingrediente que no se utiliza en estos pagos: el pollo.

"Es una mezcla de pollo y cerdo, cocido en nuestra plancha, con una gran cantidad de bits crujientes, buen sabor y textura muy buena", describe el CEO de Chipotle, Steve Ells.

Embed
La estrategia apunta a atrapar a una masa de público fiel, que está dejando de ir a la cadena.

Puntualmente, va dirigía a sus "principales leales", personas que concurren más de 25 veces al año a sus locales. También incluye a consumidores "ligeros", aquellos que visitan dos a cinco veces por año.

chiplote.jpg
Según el jefe de Marketing y Desarrollo, Mark Crumpacker, la cadena de fast food también está considerando estrategias adicionales para traer de vuelta a los clientes, con una agresiva publicidad en EE.UU. y Canadá.