El cantante Ernesto Gauna conocido como Pocho La Pantera se refirió este miércoles a la muerte de los cinco jóvenes en la fiesta electrónica Time Warp y propuso como solución restaurar el servicio militar obligatorio: "Ojalá que vuelva la colimba".
En declaraciones radiales, Pocho argumentó que el servicio militar obligatorio –que se abolió en Argentina en 1994 tras la muerte del soldado Omar Carrasco- sería positivo porque los jóvenes "no conocen la subordinación ni el valor de decir 'yo estoy haciendo esto porque lo tengo que hacer'".

Sobre su situación con las drogas, explicó que salió "de esa cárcel" pero definió su caso como una "salida condicional". "Me dieron la libertad condicional. Estoy libre, pero no me puedo mandar ninguna macana", dijo.

Embed
"Pese a que yo estaba enfermo con la droga, siempre fui muy cuidadoso con mi hijo. Fui un padre semi ausente por cuestiones lógicas, pero yo siempre estuve con él. Lo cuidé, invertí en mi hijo. Hay otros que por desgracia no pueden, pero yo invertí todo en colegios privados, en la facultad. Ahora tiene 35 años, es productor de televisión y es un tipo normal", agregó.

Acerca de su lucha contra el cáncer, el cantante aseguró que se encuentra “bárbaro” y se tomó la enfermedad con humor: “No sabe con quién se metió el cáncer, pobrecito. Si hubiera sabido no se metía. En la quimio me mando un sanguche de milanesa con una bebida, no sufro para nada. Yo soy creyente, si Cristo está conmigo, ¿Quién contra mí? Ya con eso tu autoestima empieza a laburar a favor”.