El juez federal Sergio Torres se negó este miércoles a aceptar como querellante a la ex presidenta Cristina Kirchner en la causa que se inició por una denuncia contra el juez federal Claudio Bonadio y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, por los contratos de dólar futuro.
Torres consideró que "no se ha acreditado hasta el momento un daño directo y real con el presunto delito denunciado" por un grupo de diputados kirchneristas, y aclaró que para ser querellante "es necesario que se derive del hecho algún perjuicio directo y real".

"Tras el análisis de las constancias obrantes en autos y más allá del actual criterio amplio de legitimación, no se ha acreditado hasta el momento por parte de la señora Cristina Kirchner un daño directo y real con el presunto delito denunciado, que permita hacer lugar al pedido", indicó el juez.

Embed
El magistrado, a la par, recordó que Bonadio tiene como imputada a la ex presidenta, con lo cual "no cabe sino destacar lo opuesto de ambos roles", ya que "la pretensa querellante es imputada por los mismos hechos".

"Resulta ajustado rechazar el pedido de ser tenida como parte querellante"
, sostuvo el juez en su pronunciamiento. La denuncia fue hecha por un grupo de diputados del Frente para la Victoria, encabezado por Héctor Recalde, que acusaron al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, y al juez Bonadio por haber autorizado y pagado los contratos de dólar a futuro del Gobierno anterior con los precios de la devaluación y por haber citado a declaración indagatoria a Cristina Kirchner.

Embed
Los acusaron de los delitos de "defraudación contra la administración pública", "abuso de autoridad", "violaciones de los deberes de funcionario público" y "estafa procesal", lo cual es ahora investigado por la Justicia.