Samsung registró en el período enero-marzo un beneficio neto de US$4.570 millones, lo que supone un aumento interanual del %3,55%, informó la empresa.
El beneficio operativo de la multinacional surcoreana se amplió un 11,65% en comparación con el mismo trimestre del año anterior hasta US$5.800 millones, según el informe de resultados presentado.

En cuanto a las ventas, Samsung Electronics comercializó sus productos en todo el mundo por valor de US$43.280 millones, dato que supone un avance en términos interanuales del 5,65%.

El aumento de los beneficios y ventas en el primer trimestre responden "al lanzamiento temprano y el éxito de ventas de los smartphones Galaxy S7 y S7 Edge", según indicó la empresa en un comunicado.

Samsung también destacó otros factores como la mejora de la oferta de productos de memoria o el aumento de las ventas de paneles OLED, y también la influencia favorable de la devaluación de la moneda surcoreana, el won, frente al dólar.

Embed
La división de informática y comunicaciones móviles, que acapara alrededor de la mitad del negocio del gigante de la electrónica, disparó su beneficio operativo un 42 por ciento en términos interanuales gracias a la recuperación de las ventas de smartphones y otros dispositivos inteligentes.

Sin embargo, la unidad de semiconductores, que se había erigido como una importante fuente de ingresos de Samsung cuando el año pasado cayeron las ventas de smartphones, vio recortado su beneficio operativo un 10% entre enero y marzo en comparación con el mismo tramo del año pasado.

De cara al segundo trimestre, la compañía "espera dar continuidad a los buenos resultados con ganancias constantes en los negocios de telefonía móvil y semiconductores, además de los avances en electrónica de consumo y paneles de visualización", según el comunicado.

En el caso de la telefonía móvil, la empresa confió en "mantener unos sólidos beneficios mediante la expansión de las ventas del Galaxy S7 y una alta rentabilidad de los productos de gamas media y baja".