Vecinos de Santa Lucia, San Juan, contaron la historia de amor entre dos perros: ella decidió irse de la casa en la que vivía para estar con él, que es callejero. Ahora viven en una plaza y son inseparables.
La perra vivía en una casa en las cercanías de la plaza de Santa Lucía, pero se escapaba cada vez que podía para estar con el perro, que pasaba horas detrás de la reja, en la vereda, esperándola. Un día, su dueño la dejó ir y desde ese momento, son inseparables.
Según publicó Diario de Cuyo, los vecinos de un barrio decidieron llamarlos Bella y Edward, los nombre de los protagonistas de la saga Crepúsculo.

Embed
La perra es más joven, pero cuando llegó a la calle ya había sido esterilizada, por lo cual no entra en celo y eso es lo que más llama la atención a quienes los conocen y les dan de comer todos los días cuando piensan en por qué son tan unidos.
De hecho, dicen que Bella fue quien salvó a Edward, quien un día apareció con un fuerte golpe en la cabeza y, aunque todos creían que no se iba a recuperar, salió adelante. Según relatan los que los conocen, él se curó porque mientras ella lo acompañaba.

Embed
Ambos viven juntos desde hace alrededor de 5 años. Por las mañanas andan por la plaza. Luego, recorren las casas de los vecinos. Pasada la siesta, se hospedan en un negocio de la zona en el que, en el verano, disfrutan del aire acondicionado. Y en la noche duermen en la vereda de una vecina que se encarga de darles de comer.
La gente del lugar asegura que estos dos animales "No necesitan más para vivir".