La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) informó que las ventas minoristas bajaron un 6,6 por ciento frente a igual mes de 2015 en un mercado de consumo que se mantuvo paralizado.
Según la Confederación, la caída en el poder adquisitivo se sintió con más fuerza que nunca en el cuarto mes del año, donde a los incrementos habituales en los bienes y servicios se le sumaron las subas de tarifas, en prepagas, colegios, expensas, etc. Además de numerosos despidos en los sectores públicos y privados, que impactaron tanto sobre las posibilidades de gastos como sobre el ánimo para consumir de las familias.

Nada pudieron hacer los comercios frente a un público que desapareció de las vidrieras. El temporal de lluvias que azotó nuestro país y la llegada del frío movió por momentos algunos rubros como indumentaria, calzado, marroquinería, textil-blanco y algo de electrodomésticos, pero sin posibilidad alguna de compensar la caída, ya que la tendencia fue muy marcada.

Todos los rubros que componen la oferta minorista cayeron en el mes. Las bajas más fuertes se sintieron en: Electrodomésticos y artículos Electrónicos (-12,3%), Ferreterías (-9,4%), Materiales para la construcción (-8,7%), Golosinas (-8,6%) y Bijouterie (-8,3%).

El programa Ahora 12 y los descuentos fuertes que aplicaron algunos comercios, necesitados de efectivo, ayudaron a activar por momentos el mercado. Pero la gente, que viene arrastrando las cuotas desde hace un año, no estuvo tampoco muy predispuesta a endeudarse ya que buscaron achicar las deudas y evitar los punitorios de intereses que vienen siendo muy altos.

Con el resultado de abril, las ventas minoristas medidas en cantidades registraron en el primer cuatrimestre del año una caída de 4,8 por ciento frente al mismo periodo del año pasado. Para los empresarios consultados, es imprescindible que se activen las ventas ya que las subas de costos en un contexto recesivo están siendo cada vez más difíciles de sostener.