Los ministros a cargo de información y comunicación del G7 acordaron al término de su encuentro en la localidad japonesa de Takamatsu impulsar una internet libre de censura política y al alcance de un mayor número de personas en el globo.

El objetivo planteado por ministros de Japón, Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Francia, Canadá e Italia y también los responsables del ramo de la Unión Europea (UE) es reducir la brecha digital y lograr que para 2020 otros 1.500 millones de personas logren tener acceso a internet.

Se cree que en torno a unos 4.000 millones de personas, un 60% de la población mundial, carece aún de acceso a la red.

Con esto en mente, la declaración conjunta emitida tras el encuentro confirma la importancia del desarrollo de infraestructura, incluida la de banda ancha, para ampliar el alcance de internet.

"Creemos que la conectividad digital global debería contribuir especialmente a mejorar la calidad de vida de todas las personas en todas partes del mundo y a generar crecimiento económico", reza el texto, titulado "Estatuto para un mundo conectado digitalmente".

Por otro lado, y en un mensaje lanzado a países donde los Gobiernos censuran contenidos en la red como China o Rusia, el grupo de ministros dijo apoyar el flujo libre de información y la naturaleza "global" de internet.

Embed

"Apoyamos las políticas en tecnologías de la información y la comunicación que preserven la naturaleza global de internet. También, promover el flujo de información transfronterizo y permitir a los usuarios acceder a información, conocimiento y servicios de su elección a través de la red", afirma el comunicado.

El documento insta a "la participación plena y activa de Gobiernos, sector privado, sociedad civil, comunidad técnica y las organizaciones internacionales" en lo que respecta a la gobernanza de internet.

El encuentro también sirvió para subrayar la necesidad de fortalecer la cooperación internacional y público-privada a la hora de potenciar la ciberseguridad y combatir el ciberterrorismo.

En este sentido, Japón, país que ocupa la presidencia de turno del G7, propuso desarrollar un barómetro que sirva para asesorar los riesgos cibernéticos.

La de Takamatsu, ciudad situada en la isla de Shikoku, fue la primera reunión del G7 relacionada con tecnologías de la información y la comunicación en 21 años.

Las conclusiones de este encuentro serán tratadas en la próxima reunión de líderes de los siete países más industrializados, que se celebrará los días 26 y 27 de mayo en el parque natural de Ise-Shima (centro de Japón).

Al mismo tiempo, los participantes se comprometieron a celebrar otra reunión similar para realizar un seguimiento de lo acordado el próximo año en Italia, que ocupará la presidencia del G7 y albergará las cumbres correspondientes.