El subsecretario de Juventud aclaró por Radio 10 que los desvinculados en el ministerio de Desarrollo Social fueron 26 empleados. "Encontramos una pésima gestión y nos formatearon todas las computadoras", denunció.
"Evaluamos el desarrollo de los trabajadores y llegamos a la conclusión de que con la llegada de la nueva gestión teníamos la necesidad de convocar a otros jóvenes que formen parte del Estado nacional", explicó el funcionario..

"No quiero que la Subsecretaría sea un local partidario de La Cámpora ni del PRO. Para ser respetuosos con los contribuyentes tomé la decisión más correcta. No queremos un 6,7,8 ni 9,10,11", señaló respecto a los despidos.

En esa línea, no descartó que los nuevos funcionarios pertenezcan al macrismo. "El problema no es que sean militantes políticos. El problema es cuando confundimos los recursos públicos con los partidarios y tenemos que tener mayor apertura democrática para que cualquier joven estudiante o recibido pueda ser parte", indicó Robledo.

Un grupo de trabajadores de la Dirección de la Subsecretaría de Juventud denunció al titular del área por cesantías. Aseguran que fueron "injustificadas y sin previo aviso".

Los empleados aseguran que tenían vigente un contrato hasta diciembre de este año y que las cesantías fueron ejecutadas por el titular del área, Pedro "Piter" Robledo.

Se trata de la segunda ola de despidos en lo que va del año ya que en enero pasado fueron despedidas unas 20 personas.

Ante esta situación, los empleados se declararon en alerta permanente y reclaman la reincorporación de los despedidos.