Un informe publicado este miércoles en Ámbito Financiero revela las claves para conciliar los vínculos personales, con los negocios y el patrimonio. El desafío de superar la tercera generación.
En toda familia hay conflictos. Y en las empresas también. Cuando además ambos coinciden, los roces están a la orden del día.

En mayor o en menor medida, la gestión de una compañía familiar no es ajena a cuestiones vinculadas con las relaciones interpersonales de sus miembros, y el delgado equilibrio que existe debe ser bien manejado para que la organización no naufrague en aguas turbulentas.

Seguí leyendo en ámbito.com