El recordado ex jugador Juan José Serrizuela se hartó de la constante inseguridad que sufre en Florencio Varela, su lugar natal, y decidió abandonar la casa en la que vive con su familia tras un nuevo asalto en el que quisieron secuestrar a su hija.
El ex futbolista, de 39 años, sufrió el último jueves el tercer asalto en su domicilio ubicado en la calle Moreno de la localidad del Sur del Gran Buenos Aires y no le quedó otra que tomar la decisión de mudarse ante la falta de intervención de las autoridades locales.

"Estoy viendo un departamento o casa para irnos ya. Esta es la idea. Esta fue mi linda casa. Con un lindo quincho, pileta. Todo. Pero no me dejan disfrutarla en mi tierra, donde me crié y triunfé como futbolista. Yo quiero estar bien", manifestó Serrizuela en diálogo con el sitio Varela al Día.

Según relata, el hecho que colmó su paciencia ocurrió el último jueves por la noche, cuando su familia (él no estaba en la casa) sufrió un violento asalto tras el que los delincuentes escaparon porque fueron "avisados" de que venía la policía.

"Fue el robo más violento. Yo no estaba y mi familia la pasó feo. En el anterior robo llevaban a uno de los nenes con el revólver en la cabeza y los saqué yo. Y casi le pego al ladrón y ahí reaccioné. Ahora ellos les pegaron a mi señora y yo no estaba. Por algo Dios pone estas cosas. Si estaba yo iba a pasar algo peor. Pero fue el peor robo",
relató.

Serrizuela.jpg
El ex jugador de Lanús, San Lorenzo e Independiente, entre otros, mostró además la feria americana que instaló en la puerta de su casa en la que vende varios objetos de valor de su carrera como futbolista para ayudar a su cuñado que está sin trabajo.

"Hemos tomado la determinación de irnos porque no podemos estar tranquilos. Vamos a poner la casa en venta, que es mi lugar. Esto es parte de mi carrera en San Lorenzo. La construimos como soñamos, pero no podemos disfrutarla tranquilos", se lamentó el ex defensor.