Ocurrió en Santiago del Estero, en donde una madre molesta por el desgarrador llanto de su hija, intentó asesinarla asfixiándola con una cobija y golpeándola en repetidas ocasiones.

"No podía hacer nada. Ella la tapó con una colcha para asfixiarla y la golpeaba. Casi la mata. La ahogaba, la hacía golpear y le pegaba 'parchazos' porque la criaturita lloraba de hambre, aparentemente", fueron las primeras palabras de Luisa Angélica Ibáñez, la abuela de la nena, quien con sus gritos logró que los vecinos la auxiliaran para que su hija no matara a la niña.

Embed

Según publicó el diario El Liberal, Luisa contó que su hija, Daniela Díaz se despertó muy temprano y salió al patio de la casa. Allí ingería bebidas alcohólicas, mientras comía. Cerca de las 11, su nieta, Estefanía, una bebe de un mes y 18 meses comenzó a llorar, ya que desde el día anterior no había dado nada de comer. Daniela, lejos de tomar en brazos a su hija, se levantó y se fue hasta donde estaba la niña y prefirió pegarle en vez de darle de comer.

Molesta por el desgarrador llanto de la nena la mujer tomó una colcha y envolvió a la pequeña. Allí comenzó a propinarle golpes. Luisa, quien tiene una discapacidad motriz, al ver que su hija iba a matar a su nieta comenzó a gritar. "Yo no podía hacer nada, lloraba y le pedía que no le pegue a la bebecita, pobrecita, pero ella no me escuchaba", relató la abuela en una profunda crisis de llanto.

Embed

Los vecinos escucharon los gritos de Luisa y rápidamente ingresaron al inmueble y lograron auxiliar a la pequeña y de inmediato dieron aviso a la policía.

Al ver a los uniformados, la mujer rompió en furia, tomó un cuchillo y atacó a una de las oficiales que se encontraba en el lugar. Finalmente la acusada quedó detenida.