Una gran sorpresa se llevaron el martes los sepultureros del cementerio de Junín de los Andes cuando al cavar una fosa, encontraron restos óseos. La Policía investiga si se trata de restos humanos.
Como es habitual, los empleados del cementerio fueron a cavar una fosa para un entierro que se haría este miércoles. Sin embargo, un metro bajo tierra hallaron varios restos óseos "atados con una cinta", tal como describió el fiscal Manuel González, que intervino en la causa, según el diario La Mañana de Neuquén.

Embed
El magistrado detalló que los restos fueron encontrados en el medio de todas las parcelas, en un área que tiene el pasto "impecable". Según los primeros indicios se trataría de un hecho de larga data, porque a primera vista no hay rastros de suelo removido y los trabajadores del cementerio dijeron que no habían advertido de ningún movimiento sospechoso en el último tiempo. "No parece algo reciente, podría ser algo de varios años", comentó González.

Embed
En el lugar trabajó personal policial de la comisaría local y de Criminalística, quienes sacaron fotografías de la fosa con los restos y secuestraron los huesos para su análisis. Se adelantó que el resultado de las pericias por parte del médico forense estará en las próximas horas.