La rubia muestra su figura delicada pero fuerte en Instagram, donde la siguen miles de usuarios deseosos de pasar con ella una noche en la comisaría.
Adrienne Koleszár ganó más de 127 mil seguidores en Instagram con sus fotos de fisicoculturista y su rutina de fitness, pero la rubia es mucho más que una modelo. "Soy una mujer policía de Alemania y amo mi trabajo", sentenció a través de su Facebook.

Embed
Koleszár, de 31 años, pesa poco más de 64 kilos repartidos en 1,73 metros de altura, lo que puede darle una apariencia delicada, que no es más que una fachada, informó el sitio Daily Mail. La rubia entrena cinco veces a la semana al final de cada turno en la Policía de Dresden.

"De seguro es un trabajo difícil. A veces tengo que lidiar con consas que nadie querría ver. Soy humana y disto de ser perfecta. Pero al final estoy contenta con mi vida", aseguró la rubia en su publicación de Facebook.

Koleszár explicó que se toma las fotos "para otras mujeres" con la intención de inspirarlas a entrenar, mientras que ella atribuye el 70 por ciento de su físico esculpido a una dieta saludable y el otro 30 por ciento al ejercicio diario.