Un informe del CIPPEC destaca que esa proporción alcanza al 22% de los trabajadores en países más desarrollados como Francia. Lejos de la excusa de "sobredimensionamiento" del Estado alegado por el macrismo para avanzar con el ajuste, el informe brinda una detallada fotografía de la situación del empleo público en el país.
En medio de la marejada de la encendida disputa entre macristas y kirchneristas por la marejada de despidos en la administración pública, el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) intentó echar un poco de luz sobre la situación del empleo público en la Argentina, su evolución en los últimos años y su comparación en perspectiva con las situaciones que atraviesan otros países.

Lejos del apasionamiento de las discusiones partidarias y mientras unos disparan que el kirchnerismo hizo del empleo público "un aguantadero de la política" y otros acusan al macrismo de aplicar un brutal ajuste contra los trabajadores mientras beneficia a los sectores más concentrados de la economía, el CIPPEC dio a conocer este miércoles su informe "El rompecabezas del empleo público en la Argentina: ¿Quiénes hacen funcionar la maquinaria del Estado?".

Los trabajadores públicos representan al 18% de los ocupados de la Argentina. En Francia esa proporción trepa al 22%

Allí el CIPPEC señala que los trabajadores públicos representan cerca del 18% de los ocupados de la Argentina. Son cerca de 3,9 millones de trabajadores que se desempeñan en el Estado nacional, provincial o municipal.

Lejos de la postura expuesta por el ministro de Modernización Andrés Ibarra, quien tiene a su cargo la tarea de aplicar el ajuste en las dependencias del gobierno nacional bajo pretexto de que se encontraron con un Estado sobredimensionado y convertido en "aguantadero de la política", el peso del empleo público en la Argentina sobre el total de los trabajadores está por debajo del registrado en algunos de los países más desarrollados del mundo.

Mientras en Argentina el empleo público representa al 18% de los trabajadores, en Francia esta proporción llega al 22%, en Canadá al 20% y en Reino Unido al 19%. En la misma línea, en el promedio de los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que reúne a los países más ricos del mundo, esa proporción alcanza al 20%.

Está sin embargo por encima del promedio de América latina que se ubica en 12%. "Esta diferencia -advierte el CIPPEC- puede explicarse, en parte, por la diferencia en el alcance y composición de los servicios que prestan los distintos países".

El promedio en la región es del 12%. Esa diferencia se explica por la diferencia en el alcance de los servicios que presta cada país

De acuerdo con el CIPPEC, el 81% de los empleados públicos argentinos trabaja en las estructuras estatales de las provincias y municipios y sólo el 19% lo hace en el Estado nacional. Esto se explica por el largo proceso de descentralización de las funciones estatales que comenzó en los años '70 y que profundizó en los '90.

La cantidad de empleados públicos creció entre el 2001 y el 2014 casi un 70% (pasó de 2,3 millones de trabajadores a 3,9 millones). El motor de esta expansión fue el empleo público provincial, que explica el 51% de este aumento, seguido por los gobiernos locales (32%), y finalmente, el gobierno nacional (17%).

El 81% de los empleados públicos pertenecen a las órbitas provinciales y municipales, sólo el 19% a la nacional

Según indica el CIPPEC "el crecimiento del empleo público en las provincias y municipios tiene su correlato en las cuentas públicas, donde los salarios explican en promedio la mitad del gasto público".

Asimismo la administración pública, la seguridad y la educación explican la mayor parte de la creación de empleos públicos de los últimos cuatro años, mientras que sólo un tercio de los empleados públicos realizan tareas administrativas.