Luciana Fernández, una de las dos siamesas que fueron intervenidas para ser separadas el lunes en el hospital Posadas, continúa estable tras la muerte de su hermana Bianca.
"Sobre el estado de salud de Luciana, informamos que la niña se encuentra estable, con respirador, compensada hemodinámicamente y respondiendo a las medidas terapéuticas implementadas. Su pronóstico es reservado, esperando evolución en las próximas horas", informaron desde el Facebook de las siamesas.

Embed
Antes, la familia publicó un listón negro con el nombre de "Bianca" en rosa, para expresar su pesar y luto por la muerte de una de las bebas, a raíz de una falla hemodinámica irreversible.

La operación se había extendido por más de siete horas el lunes y requirió el trabajo de 40 personas en un mismo quirófano.

El procedimiento quirúrgico de alta complejidad fue exitoso, y las dos niñas habían sido internadas en el sector de terapia intensiva pediátrica con asistencia respiratoria mecánica.

Desde el nacimiento de las siamesas hace 14 meses, la vida de la familia Fernández debió adaptarse a los requerimientos y cuidados especiales que implicaban tenerlas fuera del hospital.

El caso, que tomó estado público gracias a la difusión que su mamá Paula dio a través de las redes sociales, no tardó en convertirse en una movida solidaria de conocidos pero, sobre todo, de completos extraños para la familia.