Mía Valentina está internada en el Hospital Italiano y está en lista de emergencia desde 2014. Su caso se suma al de la menor que fue separada de su hermana siamesa en el Posadas y permanece con respirador artificial.
Mía Valentina de sólo 2 años permanece conectada por estas horas a un dispositivo coronario artificial, en lo que es la última fase de tratamiento previo a la intervención, por lo tanto ya no hay más margen de espera para ella y su familia.

El caso toma trascendencia nacional, tras la muerte esta semana de Bianca, una de las bebas siamesas que tras ser separada de su hermana Bianca, terminó falleciendo en el hospital Posadas.

Mía Valentina
En febrero de 2014, acompañada por su mamá Belén y su abuela Alicia, Mía llegó a Buenos Aires desde Jujuy para alojarse en el centro de salud del barrio de Almagro, en un estado alarmante a partir de una miocardiopatía dilatada, detectada en su trigésima semana de gestación.

El 9 de septiembre de ese año, el caso de la pequeña de dos años fue declarado de emergencia nacional por el Incucai para un transplante de corazón, pero hasta el momento su mamá no recibió noticias.

Embed
Puesto que desarrolla la etapa final del tratamiento previo a la operación, "después ya no hay más nada que hacer, la única alternativa es el transplante", dejó saber Belén.

En esa línea dejo saber que la beba "está super feliz de ánimo, está contenta y en condiciones óptimas para recibir el corazón, pero al mismo tiempo su situación es crítica porque al terminarse el tratamiento se acortan las posibilidades".

El 21 de marzo pasado, las autoridades médicas que la asisten le colocaron un dispositivo Berlin Heart, más conocido como corazón artificial, es por eso que su mamá reitera que "anímicamente está bien, pero conectada a un toma corriente".