En el marco de la causa por la venta de dólar futuro, el fiscal Jorge Di Lello solicitó ampliar la investigación a varios funcionarios del Gobierno y empresas vinculadas al Presidente.
El fiscal federal Jorge Di Lello pidió este viernes ampliar una investigación respecto del director del Banco Central, Pablo Curat y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, de acuerdo a un pedido de la ex presidenta Cristina Kirchner, en el marco de la denuncia por la venta del dólar futuro que impulsaron diputados kirchneristas.

El requerimiento de Di Lello alcanzó además a José Torello, jefe de asesores de la Presidencia y amigo de Mauricio Macri. También a las firmas Caputo, de Nicolas Caputo, otro de los amigos del presidente Mauricio Macri-, y Chery Socma SA, de la familia Macri.

Las imputaciones son en la denuncia que presentaron un grupo de diputados kirchneristas quienes sostienen que los verdaderos responsables del perjuicio económico de la operatoria del dólar futuro fueron el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, y el juez Claudio Bonadio, quien tiene imputada a la ex presidenta en otra causa.

Según la presentación del fiscal federal, Carlos Beraldi denunció a partir de la información publicada por un portal de noticias, que Quintana – actual Secretario de Coordinación Ministerial- "habría sido uno de los funcionarios intervinientes en la decisión del precio de referencia con el cual se cancelarían los contratos del Mercado a término de Rosario (ROFEX) (...) el nombrado se desempeñó como director de la firma Farmacity y CEO del fondo Pegasus los cuales habrían adquirido dólares a futuro por un monto de 11.480.000 dólares".

Asimismo, el representante del Ministerio Público Fiscal citó lo dicho por el letrado respecto a Pablo Curat y a otras personas y sociedades, que podrían estar vinculadas a la compra de dólar futuro.