El ex delantero tenía todo acordado pars concretar su vuelta al "Millonario", pero no pudo hacerlo por el increíble pedido que le hizo el presidente del club.

El ex jugador Hernán Crespo denunció que Daniel Passarella cuando era presidente de River le pidió 300 mil pesos en momentos en que el entonces delantero estaba dispuesto a volver al club para ayudarlo cuando peleaba por no descender.

"Yo terminé mi contrato con el Parma y River estaba jodido. No se sabía si iba a descender o no. Desde el Parma me ofrecen renovar, pero yo no quise en el momento. Quería ver qué pasaba con River. Entonces, viajé a Argentina. Hablé con Matías Almeyda, que aún era jugador, y me dijo que vaya directamente al entrenamiento a charlar con ellos. Empezamos a buscar casa para vivir y un colegio para las nenas en Argentina. Passarella no me llamaba y yo pensé: 'Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma'". Hablaban en los medios, pero nadie me llamaba por teléfono", arrancó el ahora DT.

Crespo contó que enseguida fue al entrenamiento de River, vio al técnico de ese momento, Juan José López al juvenil Erik Lamela y a otros futbolistas, con los que se quedó charlando.

"Luego le pregunté a alguno de los utileros si estaba Passarella y me dijo que no. Un utilero me prestó el teléfono y lo llamé en el momento. Le conté que estaba ahí y que quería hablar con él. Me dijo que lo espere, que ya nos íbamos a juntar porque era un momento complicado para él. Yo tenía diez días en Argentina. Me pidió mi número y me dijo que me iba a llamar. Se lo pasé y quedamos en eso. Me fui del entrenamiento y llamé a mi mujer, que me dijo que estaba en el Patio Bullrich con las nenas. Fui a comer ahí con ellas y mirá lo que es la vida: en la mesa de al lado estaba Passarella", sostuvo "Valdanito" en declaraciones a diario Olé.

Crespo explicó que Passarella "justo se reunía con alguien ahí" y él lo fue a saludar, pero el "Kaiser" enseguida le comentó: 'Quiero hablar con vos' y yo le dije 'por supuesto', le dije que había vuelto al país para eso".

"Y ahí llegó la frase. Me dijo: 'Escuchame, ¿no tenés 300 lucas? Necesito para el fideicomiso y para otras cosas'. Yo lo miré y no lo podía creer. Me quería morir. Quería hablar con él para volver a River y me vino con esto", agregó Crespo.

El ex delantero le respondió a Passarella: "'Mirá, Daniel. Si es para comprar jugadores, te puedo dar alguna mano desde Italia. Arreglar algún encuentro con alguien. Ya está, gracias. Chau'. Yo hoy lo puedo contar, pero en ese momento no podía hacerlo. Si lo decía en el momento, lo estábamos velando a Daniel.

"Fue un dolor horrible. Volví a Italia y le dije al presidente del Parma que no tenía ganas de jugar. Me pidió una mano, que estuviera un tiempo más en el plantel. Firmé por un año y a los seis meses me retiré. Quedó como que yo no quise volver a River, pero eso no es verdad", añadió.

Por último, señaló que "nunca" le ofrecieron ser técnico de River, pero aclaró que él tampoco se ofreció para serlo.

"Cuando se fue Ramón, yo me reuní con Enzo para hablar con él pero no para una propuesta así. Me dijo que iban a ir por Gallardo y les dije que estaba muy bien. En esa época, todos los pibes de mi categoría nos sentíamos raros viendo a River. Con esta dirigencia, de a poco muchos jugadores se fueron acercando. Miralo a Aimar, a Lucho, a Saviola, a D'Alessandro... Todos volvieron. Yo no pude", concluyó.