Las críticas de monseñor Jorge Casaretto para que Mauricio Macri cumpla con la "pobreza cero", prometida en campaña, y una carta de curas villeros denunciando desigualdad generaron un llamado de atención al Gobierno.
La Iglesia se unió en las ultimas horas para advertir al Gobierno por sus políticas socioeconómicas, luego de las declaraciones del obispoo emérito de San Isidro, Jorge Casaretto, y de una carta difundida en Facebook por el "Grupo de Curas en la Opción por los Pobres".

La misiva, encabezada por los denominados curas villeros, cuestiona algunas decisiones políticas tomadas por el Ejecutivo Nacional y que afectan a los de las clases más bajas, sobre todo.

"Esos caídos los que nos golpean la conciencia en estos días, nos exigen palabras y actitudes, y no podemos callar: Sigue injusta, política e ilegalmente detenida Milagro Sala. A esto deben añadirse los allanamientos, la violencia y los maltratos a personas ligadas a la Tupac Amaru de Jujuy debidamente silenciados por la prensa".

Además, relata una serie de determinaciones que no comparten como "la estrategia para expulsar del sistema a los pequeños productores, ya empobrecidos sin la Secretaria de Agricultura Familiar; los cesanteados de la Agricultura familiar siguen produciéndose; la Subsecretaría de Juventud del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación despidió arbitraria e injustificadamente 35 trabajadores contratados hasta fin de año que se suman a los 20 despedidos en enero; los combustibles aumentaron por tercera vez en lo que va del año y el Ministro de Energía nos alienta con su frase "el que no puede pagar, que no compre".

"Estos aumentos injustificados, sumados a las 7 licitaciones de barcos de petróleo ganadas por Shell, no pueden desligarse de la sospecha de conflicto de intereses que venimos denunciando en nuestras cartas anteriores: el ministro (Juan José) Aranguren sostiene que Shell es su 'ex-empleador', pero estuvo ligado a ella como CEO hasta hace poco menos de un año y sigue siendo accionista de la compañía. A nuestro juicio es éticamente inaceptable que ocupe ese cargo público al que creemos que debe renunciar", remarcaron.

Asimismo, señalaron que "es preocupante, además de la mentira y el cinismo, el uso de algunos términos por parte del gobierno"


Embed

Por su parte, Casaretto dijo que "la pobreza cero no puede ser una cosa declarativa" sino que hay que "volcarlo en acciones prácticas", a días de la presentación de un documento del Episcopado que aborda este tema.

"Tenemos que tomar la pobreza como una meta. Se habla hoy de pobreza cero. Esto no puede ser una cosa declarativa. Tenemos que volcarlo en acciones prácticas concretas", afirmó Casaretto en una entrevista con el diario La Nación.

En este sentido, dijo que la pobreza "ronda el 30 por ciento" en el país y que es la "hipoteca social más fuerte". "Tiene que ser una realidad. Debemos ver cómo encontramos el camino a través del consenso. En 2010, los obispos dijimos que la hipoteca social más fuerte de la Argentina es la pobreza. Hoy ronda el 30% y no dejamos de salir de ella".

"No me corresponde a mí analizar las medidas (de Gobierno). En lo que hay que seguir es en la actitud de diálogo. La Iglesia habla con todos. El objetivo de la pobreza cero tiene que traducirse en acciones concretas", agregó.