La obra social no cubría todo el tratamiento que su mamá necesitaba para enfrentar el cáncer esofagogástrico que la afectaba (ya falleció) y por eso Javier Reinoso, empleado de una farmacia en San Juan, decidió vender su moto.
Pedía $25.000 por Zanella 150cc y todo parecía encaminarse bien, porque un amigo le presentó enseguida a un comprador, según el diario de Cuyo.

Pero, de golpe todo cambió: el hombre -que dio un nombre falso- le ofreció un cheque y Reinoso aceptó, ya que chequeó la cuenta y estaba todo en orden. Tras entregar su moto, fue -a fines de enero último- a cobrar al banco y le dijeron que la firma no pertenecía al titular de la cuenta.

Embed
"En una hora te resuelvo el problema", le dijo el comprador por teléfono, pero desde entonces jamás supo más de él. Según Reinoso, fue a Defraudaciones y Estafas a denunciar y él, por su cuenta, también averiguó.

Según relató, los policías le indicaron el sábado que no podían avanzar porque el juez no ordenó secuestrar videos en los que aparece él con el delincuente. "Después me dijeron que no podían investigar porque era poca plata", sostuvo. Mientras tanto, Reinoso espera una respuesta, ya que dice tener pistas para localizar su moto.