La especie está al borde de la extinción y, aunque existen algunos refugios en cautiverio, los investigadores encontraron sólo unos pocos en su hábitat natural.
El Addax, un tipo de antílope de cuernos espiralados que vive en África, está al borde de la extinción. El alerta fue emitido por los investigadores que encontraron tan sólo tres ejemplares en su hábitat natural en el este de Níger y el oeste de Chad.

Un grupo de investigadores de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza hizo una inspección del territorio de los Addax en marzo de este año y el resultado fue alarmante: apenas tres ejemplares, calificados como "nerviosos", ocupan el terreno.

Los Addax habitan en zonas áridas gracias a su adaptación al calor y la falta de agua, por lo que hasta algunos años era común verlos repartidos en manadas de entre 5 y 20 ejemplares en el desiero del Sahara o en la reserva Termit Massif de Níger.

Embed
Aunque la legislación de Níger protege a los Addax, su hábitat se encuentra en peligro debido a la instalación de pozos petroleros por parte de la Corporación Nacional de Petróleo de la China, la utilización de vehículos todoterreno y la caza ilegal perpetrada por soldados del ejército encargados de custodiar las plantas.

"Estamos presenciando la extinción en tiempo real de una especie icónica y otrora abundante. Sin una intervención inmediata, los Addax perderán la batalla contra la caza ilegal indiscriminada y la destrucción de su hábitat", expresó el Dr. Jean-Christophe Vié, vicepresidente del Programa Global de Especies de la UICN.