Iván Benesko tiene 14 años, vive en San Martín (Neuquén) y ha obtenido los más altos puntajes en diversas competencias de matemática. Días atrás, fue distinguido por los concejales de su ciudad.
Iván, quien actualmente cursa segundo año en la Escuela del Sol, participó en 2015 en las finales de las olimpíadas de matemática entre colegios de San Martín de los Andes como también en las provinciales disputadas en Bariloche y las nacionales llevadas a cabo en Córdoba.

Embed
En todas esas competencias, el joven pasó los exámenes con los más altos puntajes y se convirtió en el único alumno de Neuquén que se ganó el derecho de participar en las ruedas clasificatorias para las olimpíadas internacionales que se realizarán en julio en Hong Kong.

Por estas actuaciones, el Concejo Deliberante de su ciudad lo premió recientemente con la Distinción al Mérito. En diálogo con La Mañana de Nuequén, el joven comentó que las pruebas a las que se somete en las competencias consisten en problemas matemáticos, de probabilidades y de geometría. "Son evaluaciones muy complejas", aseguró.

En la actualidad asiste a un profesor particular para prepararse de cara a las competencias intercolegiales y provinciales previstas para este año. "El profesor me ayuda a resolver ejercicios", dijo.

Ivan Benesko.jpg

En cuanto a la posibilidad de participar en Hong Kong, Iván decidió junto a sus padres no hacerlo. "No creíamos conveniente que se someta a esa situación de estrés sobre todo teniendo en cuenta las diversas actividades que realiza fuera de la escuela", expresó Paola, su mamá.

Las horas del día Iván las reparte entre la escuela, las clases particulares de matemática e inglés, la pasión por el tenis que despliega en las canchas del Club Lacar y el esquí y, principalmente, la música.

Distinguido en su ciudad

El 12 de abril, Andrés, el papá de Iván, le dijo a su hijo que lo iba a sacar antes del horario de finalización de clases para llevarlo a renovar el DNI.

Embed
Cuando lo retiró de la escuela, el joven nunca se imaginó que su padre le había mentido. Lo comprobó cuando llegaron al edificio del Concejo Deliberante y fue recibido con un aplauso por los concejales y autoridades municipales presentes. "Estaban todos ahí esperándome para darme una distinción al mérito. No entendía nada", confiesa Iván sin ocultar su alegría por el reconocimiento y por la más que ocurrente mentira de su orgulloso padre.

Embed