Gastón Díaz, defensor de Aldosivi, vio la roja en el encuentro ante Lanús por un supuesto insulto al asistente, que le avisó a Fernando Rapallini que lo expulse. Fuera de sí, quiso ir a golpearlo y lo pararon compañeros, rivales y hasta el propio juez.
Román Martínez, volante de Lanús que fue compañero de Díaz en Tigre, fue el que finalmente logró calmar al defensor, que envuelto en una bronca incontenible se tuvo que ir a las duchas.

¡No lo podían parar! Lanús 1 - Aldosivi 0. Fecha 14. Primera División 2016..mp4