Los cuerpos de Florencia Ayelén Mariezcurrena (14) y de María Soledad Ramos (26) no tenían signos de defensa, por lo que los investigadores sospechan que pudieron haber sido drogadas.



La autopsia efectuada el sábado estableció que ambas jóvenes fueron estranguladas con un cable, el cual fue secuestrado en el lugar, y que la menor, que tenía signos de sujeción en las muñecas, fue violada.

autopsia doble femicidio.avi
Lo que llamó la atención a los investigadores es que ninguna de las dos chicas tenía signos de defensa, por lo que sospechan que pudieron haber sido drogadas, ya que no tenían los típicos golpes en la cabeza que pudieran haberlas desmayado.

Por ese motivo, se extrajeron muestras de los cadáveres para realizar los estudios toxicológicos correspondientes.

Embed
El hecho fue descubierto el viernes por la tarde, en un galpón situado en avenida de Mayo 2080, de dicha localidad de La Matanza, adonde la Policía fue a buscar a Ramos, quien no había ido a retirar de la escuela a sus hijos de 7 y 9 años, lo que preocupó a las autoridades escolares que denunciaron lo ocurrido.

Al llegar al lugar, donde la víctima residía, los efectivos se encontraron con la puerta cerrada con llave, decidieron forzarla y descubrieron los cadáveres de María Soledad y de su amiga Mariezcurrena, a quien todos conocían como "Flopy".

Embed
Las víctimas estaban en una habitación precaria confeccionada con cartones en la parte delantera del galpón, sobre una cama, desnudas, ensangrentadas y con signos de haber sido violadas.

Este lunes, el sereno del galpón de La Matanza donde encontraron los cadáveres fue detenido cuando hacía dedo en una ruta de la provincia de La Pampa.

Embed
Se trata de Cristian Héctor Perrone (43), quien fue apresado por la policía pampeana en una ruta próxima a la ciudad pampeana de General Acha, por lo que fue trasladado a una dependencia policial a la espera de ser remitido a Buenos Aires.