El juez federal Julián Ercolini ordenó la autopsia psicológica del fiscal Alberto Nisman para determinar el estado de ánimo en que se encontraba el representante de la Unidad Fiscal Amia días antes de su muerte.

Se trata de una de las medidas que quedaron pendientes y que iba a ser ordenada por la jueza Fabiana Palmaghini, antes de que el caso pasara a la justicia federal.


Además entre las últimas novedades del caso, el juez Ercolini, que quedó a cargo del caso, también delegó la investigación en la cabeza del fiscal Eduardo Taiano, quien avanza en la formación de un equipo especial.

La semana pasada la Cámara Nacional de Casación porteña citó a una audiencia clave para el 14 de julio para escuchar a las partes del caso por la muerte del fiscal, y luego resolverá si confirma o no el pase al fuero federal.

Embed
Mientras la causa avanza lentamente, aún resta definir un conflicto de competencia que debe resolver la Cámara Nacional de Casación Penal debido al recurso presentado por la defensa del único imputado, Diego Lagomarsino.


Ese recurso no tiene efecto suspensivo, esto es que la causa sigue adelante, por lo que la fiscalía a cargo de Taiano analiza solicitar una nueva batería de medidas de prueba que quedaron pendientes, entre estas medidas es que se enmarca la reciente autopsia psicológica.